lunes, 9 de enero de 2012

Con ojos de Lince

Acabamos de comenzar un nuevo año y durante unos minutos, unas horas, e incluso unos días; los que más y los que menos hemos hecho balance del año anterior y nos hemos llenado de buenos propósitos. Algunos de vosotros, estoy seguro de ello, os habéis propuesto hacer más ejercicio y comenzar una dieta sana, o tal vez dejar de fumar; apuesto a que otros ya os habéis metido de lleno en algún nuevo proyecto: retomar los estudios, realizar algún curso, emprender un negocio (para estos últimos os deseo de todo corazón toda la suerte del mundo). El caso es que yo no iba a ser menos, y uno de mis propósitos para el nuevo año es seguir manteniéndoos informados de todo lo que acontece en el Parque Natural Sierra de Andújar, y tras meditar cual sería mi primera incursión en este maravilloso mundo del blogerismo para el año 2012, me decidí por comenzar dando mi particular homenaje a un emblemático animal, que por desgracia se ha convertido en bandera y estandarte de la lucha contra la extinción: EL LINCE IBÉRICO.


Es curioso, mientras investigadores, científicos, cuidadores, guardas y voluntarios, luchan en una guerra sin cuartel por la conservación de la especie; mientras todos lloramos las perdidas de aquellos ejemplares (quizás demasiados) que pierden la vida por culpa de las enfermedades y los atropellos, mientras parece que cualquier esfuerzo titánico se traduce en minúsculas recompensas; mientras todo esto acontece, este preciado felino está ya preparándose como una paradoja del destino para enfrentarse un año más al milagro de la vida. Gracias al benévolo invierno que estamos pasando, ya se están produciendo los primeros cortejos en el interior del Parque Natural Sierra de Andújar, donde machos y hembras ronéan, corretean en un baile alegre y desenfadado, abrazándose y mordiéndose en el cuello como dos amantes entregados a la pasión, para después fundirse en un abrazo de vida y esperanza.
La vida del Lince Ibérico no es fácil, ni siquiera en un entorno como nuestro Parque Natural en el que cuentan con protección y cuidados. Al contrario, todo cuanto rodea a este maravilloso felino es factible de convertirse en un agente peligroso. Incluso nosotros mismos y sin darnos cuenta provocamos situaciones tremendamente peligrosas con nuestra inmensurable capacidad de “estorbar” hasta cuando no lo pretendemos y si me apuráis, hasta cuando nos escudamos en calificaciones como ecologistas o amantes de la naturaleza. Y es que amigos míos no podemos negar nuestra naturaleza humana, aquella naturaleza que nos impide participar de algo sin interferir en el entorno que lo rodea, y por tanto sin medir las consecuencias de nuestros actos. Lo de “se mira, pero no se toca” no está hecho para nosotros, y por desgracia eso provoca a nivel de conservación no pocos problemas de carácter ecológico.

Por todo esto me gustaría dejar a un lado por un momento, y sin que sirva de precedente, mi propia visión de las cosas, para intentar ver la vida con otros ojos. Introducirme en el día a día del gato clavo e intentar ponerme en su lugar para comprender la singular vida de este felino y enfrentarme a las numerosas vicisitudes de este precioso animal, que afortunadamente vive ajeno al verdadero peligro que se cierne sobre él. Por un momento voy a ver la vida “CON OJOS DE LINCE”.

 Amanece en Sierra Morena, las campanas del Santuario de la Virgen de la Cabeza despiertan a los habitantes del Parque Natural Sierra de Andújar, poco a poco todo cuanto me rodea va tomando forma y color. Escucho el trinar de los pájaros y me pregunto a quien dedicarán la bella canción de esta mañana. Es una canción alegre, simpática, siempre agradable de escuchar y aunque no me importaría seguir allí sin hacer nada durante un buen rato mi estomago me recuerda que debo seguir buscando algo que echarme a la boca. La noche no ha sido demasiado fructífera, bueno no os engañaré ha sido horrible, y mis tripas rugen a causa del hambre, así que no hay más remedio: a buscar comida.

Tengo el cuerpo entumecido. A pesar de que en mi hogar gozo de buenas temperaturas durante casi todo el año, las noches invernales son frías y húmedas y los huesos se van calando hasta que casi no los sientes. Debí buscar un refugio mas seguro y abrigado pero el cansancio me pudo y decidí hacer un alto en el camino. Tengo que estirar bien todos mis músculos, y comenzar a andar así que ¡allá voy!. Bueno, no esta tan mal hace un poco de frío pero el sol luce en el cielo azul y poco a poco voy entrando en calor. Y mientras ando mi cuerpo ávido de caza da rienda suelta a mi desbordada imaginación, ya me parece estar saboreando un tierno y suculento conejo de sierra, están deliciosos y son la base de mi dieta. Recuerdo cuando los conejos corrían por doquier, ahora ya no son tan numerosos, las enfermedades los han diezmado, si algún día me faltaran…¡uf! no sé que sería de mí. Las perdices tampoco están mal pero las aves en general representan mucho esfuerzo para un bocado tan pequeño, sin embargo los conejos… ¡ummmm, riquísimos!. 
A medida que voy caminando paso por lugares donde antaño vivían más de los míos, pero ahora ya no vive nadie allí. Me pregunto que habrá sucedido, ¿por qué ahora ya no están todas aquellas familias que antes poblaban esta zona?. Tal vez se hayan ido a un lugar mejor, aunque sinceramente dudo que haya un hogar mejor para un Lince que éste, pero bueno para gustos…. Aunque tal vez, y aunque no me gusta pensar en ello, la razón de que ya no estén sea otra bastante más cruel y aterradora.


 Bueno tengo que alejar estos terribles pensamientos de mi cabeza, aun tengo bastantes vecinos por aquí y algunas vecinas de ¡olé!, tal vez luego me pase a ver a alguna, pero lo primero siempre es lo primero ¡a comer!, no puedo permitir que me vean débil, uno ya tiene sus años y hay que cuidarse para estar a la altura.





¡Por fin lo veo, es un conejo! Por favor, por favor no se te ocurra moverte de hay que ya eres mío. Por suerte me encuentro en una zona de encinar donde tengo suficientes matorrales como para esconderme. Ahora todas las plantas que me rodean parecen aletargadas y asustadas por el frío, cosas del invierno, pero pronto el aroma de las jaras y los romeros impregnarán el aire de un fabuloso perfume y las flores de colores volverán a inundarlo todo. Por ahora me basta con que me camuflen el tiempo suficiente como para poder llegar hasta mi presa. Ya casi estoy al lado, ya puedo oler el embriagador aroma de un desayuno delicioso pero….

¡Maldita sea!, otra presa perdida, ¡esos malditos coches otra vez y a esa velocidad!, son verdaderas armas de matar, sin contar con que son un incordio a la hora de cazar. Siempre producen ese ruido infernal y normalmente  van llenos de humanos de todas las edades, formas y colores. A mí personalmente, no me molesta verles cuando pasan el día en el campo para comer y jugar con sus cachorros, pero los ruidos que producen son estruendos que dañan mis pobres orejas sin contar con que cada vez que los oigo el corazón se me acelera hasta casi salírseme de la boca. Ya se sabe, el instinto que no descansa. ¡Y sus perros! ¿Por qué se empeñarán en traerlos al campo, es incomprensible, los animales domésticos y la fauna salvaje no nos llevamos bien, todo el mundo lo sabe. En fin, ojalá algún día dejen de ser tan molestos. Por ahora acaban de fastidiarme mi primera comida en… bueno no lo recuerdo pero por el sonido de mis tripas diría que en bastante tiempo.
Bueno a seguir intentándolo que los linces tendremos muchos defectos pero no nos rendimos a las primeras de cambio así que a seguir buscando. Subiré un poco a ver si tengo más suerte por los pinares.


Mientras camino hacia mi nuevo destino puedo oír el matraqueo áspero de las urracas, ¡que pesadas! son un incordio, siempre dando la alarma por donde quiera que voy, no me gustan demasiado. Un día tuve la oportunidad de comprobar en mis propias carnes lo doloroso que puede llegar a ser un picotazo de estas aves y creedme si os digo que tengo motivos para que no me gusten. Camino entre hojarasca y la pinocha seca, los níscalos crecen junto a los pinos y en cielo azul puedo ver al Águila Imperial sobrevolando los cielos serranos. Ella sí, ella sí que es elegante, cuando la veo deslizarse con esa suavidad y ese garbo me pregunto como se verá la vida desde allí arriba, ¿que verán esos ojos?, ¿podrán verme a mí?. Me pregunto como se verá la vida con los “Ojos de un Águila”.


De mis divagaciones me saca el ladrido de unos perros, aún parece que están lejos pero el sonido se va acercando muy rápidamente. Pongo atención, los perros por si solos ya son un peligro, pero esta vez no están solos. Puedo oír el sonido de las trompetas,  el estruendo de las balas, la algarabía de los humanos, y puedo olfatear el olor más desagradable del mundo, el olor del miedo y de la muerte. ¡Tengo que salir de aquí cuanto antes!. Será mejor que busque suerte mas abajo, cerca del río.


La zona donde me dirijo es estupenda pero el camino hasta allí no me gusta demasiado. La zona en cuestión es rica y abundante en caza y allí me siento protegido, pero el itinerario hasta allí es muy comprometido. Tengo que pasar por una zona muy abierta donde estoy muy expuesto y además los humanos no dejan de estar por allí asustándome con esos aparatos delante de sus caras. Los tienen de todos los tamaños, algunos son tan grandes que los humanos buscan patas postizas para poder sujetarlos, algunos de mis compañeros dicen que esos humanos son inofensivos pero esos terribles aparatos que llevan consigo me recuerdan a otros que también llevan, que también se ponen delante de la cara, y que cuando los accionan siempre acaba muriendo alguien. ¿Cómo saber que humanos son los buenos y los malos? mi instinto me dice que para no arriesgarse cuanto mas lejos de todos mejor.
Parece que todo está en calma, no veo a ningún humano, el paisaje aquí es precioso. Los arboles se reflejan en el agua produciendo destellos dorados y huele francamente bien. Los cormoranes han venido a pasar el invierno y las vivarachas nutrias chapotean en el agua en sus interminables juegos. Son muy graciosas aunque tanta actividad frenética acaba por marearme. No parece que haya nada que temer, sin embargo una garza real acaba de salir volando como alma que lleva el diablo.


¡Ahí están!, los humanos otra vez, ya os decía yo que siempre suelen estar por aquí. Con frío, calor, solos, en grupos. Y estos me están bloqueando el paso. ¿Qué puedo hacer?, no puedo volver atrás sería perder muchísimo tiempo pero si continúo tendré que pasar demasiado cerca de ellos. ¿Qué clase de humanos serán?, ¿de los buenos?, ¿de los malos?, ¿qué clase de aparatos traerán?, ¿de los que no hacen daño o de los que podrían quitarme la vida?. ¡Por favor, me va a dar un síncope!, no es justo que tenga que vivir continuamente en este sin vivir, yo solo pido poder estar tranquilo. El corazón se me va a salir del pecho pero no pienso volver atrás, mi desayuno o mejor dicho ya por la hora que es, mi almuerzo se encuentra al otro lado del puente. Tal vez si corro todo lo que pueda los esquive, no sé, bueno allá voy, que sea lo que tenga que ser.


Salgo a correr sin mirar atrás, corro todo lo que puedo pero ellos ya me han visto y levantan sus instrumentos. Me están apuntando, soy consciente de que esta puede ser mi última carrera, ¡me hubiera gustado hacer tantas cosas!, van a disparar pero sigo corriendo, y allá voy….

 
Con mi último aliento termino de cruzar el puente. ¡lo he conseguido!, ¡estoy vivo!, pero… . Miro hacia atrás, los humanos siguen allí y parecen felices, se abrazan y se felicitan entre ellos. ¿me habré perdido algo?, bueno allá ellos y sus historias yo a lo mío, bueno a lo mío en cuanto el corazón me vuelva a su sitio, permitidme que me tome un pequeño descanso.






Vuelvo a ponerme en marcha, esta zona es preciosa, siempre me ha gustado y deambulando por aquí, no se porque, siempre me he encontrado muy seguro. Aquí siempre suele haber humanos, al menos se parecen a ellos pero algunas veces dudo que lo sean. Van montados en coches, coches blancos, pero coches al fin y al cabo, como el resto de humanos, pero en ellos puedo ver una foto de un lince, un lince igual que yo. Al contrario del resto de humanos, suelen quedarse bastante lejos y quietos y también llevan aparatos pero estos son distintos, mas pequeños, ocupan los dos ojos y sobre todo, no disparan ¡bien!. La primera vez que les vi estaban soltando conejos y haciendo casas para ellos, pensé que tal vez querían cuidar de mis roedores favoritos, no lo sé, pero me pareció una idea excelente, cuanto más conejos mejor para mí. Les vi tocar a algunos de los míos y pensé que querían hacernos daño. Sin embargo no parecía que a los linces de la zona les molestase demasiado, algunos me contaron que se encontraban mal y que después de estar con ellos curiosamente mejoraban. ¡tal vez eran algún tipo de chamanes! Yo mismo tuve la oportunidad de comprobar su magia el año pasado cuando sin darme cuenta metí la pata, nunca mejor dicho, en uno de esos horribles lazos. Creía que moriría allí de sed, frio y hambre, atrapado en aquella trampa infernal; entonces les vi, después note un pequeño pinchazo y tras él solo quedo la oscuridad.

Cuando volví a abrir los ojos me encontraba mucho mejor, ya no estaba atrapado, mi pata estaba curada, aún me dolía pero estaba mucho mejor. Me habían colocado algo en el cuello, un collar, al principio me molestaba un poco pero ahora ya casi ni me acuerdo de él. Aquellos humanos seguían allí, como casi siempre a distancia y mirando por sus binoculares pero ya no me daban tanto miedo. Desde entonces confío más en ellos pero siempre, y como buen felino, con cuidado y precaución, ¡mejor prevenir!.
Estoy rodeado de ciervos y también puedo ver algún gamo. Tengo un poco de sed así que mejor me acerco al río. ¡pero que ven mis ojos!, ¡es un conejo y es hermosísimo!, hasta aquí hemos llegado o como algo ya o no tendré que volver a rugir nunca más porque  ya lo harán mis tripas por mí.
 A ver, con cuidado, me voy acercando, esta vez tiene que ser, ¡por favor!. Pongo todo mi empeño, mi supervivencia depende de que pueda comer, hago un último esfuerzo y……

¡Por fin!, ¡lo conseguí!, ¡que rico!, ahora es cuando todo el esfuerzo del día ha merecido la pena, no pienso dejar ni un solo bocado, lo siento conejito, ¿quién te manda estar tan rico?.
Bueno lo logré, por fin he saciado mi hambre y mi sed y creo que me merezco un descansito al sol para reponer fuerzas. Rrrrrr, esto es vida. Miro el cielo y puedo ver a los grandes alados del Parque Natural, una bandada de buitres leonados entre los que se han colado algunos negros me están sobrevolando, tal vez buscan algo de comer como yo lo hacía hace un rato, pues nada queridos amigos ojalá tengáis suerte que el hambre es mala consejera, ¡que me lo digan a mí!.
No me importaría echar un sueñecito pero acabo de escuchar un ruido familiar, ¿lo oís? es como un maullido, me gusta ese sonido y creo que se de donde viene, está cerca del agua. Voy a comprobar a ver si llevo razón en mis suposiciones y si es así, queridos amigos, hoy va a ser mi día de suerte.

¡Lo sabía!, miradla es una lincesa, y además es preciosa. Nunca la había visto por aquí tal vez ha venido como yo a buscar algo de comer. Creo que me está mirando y en ese caso yo solo puedo hacer una cosa, caminar hacia ella ronroneando como feliz como “gato panza arriba”. Nos acercamos y nos miramos, tengo muchas ganas de abrazarla y darle mordisquitos en el cuello. ¿Puedo confiaros un secreto? una de mis ilusiones es convertirme en padre, tal vez de dos preciosos cachorritos que correteen por la sierra, por la misma sierra  en las que yo me he criado. Quizás haya llegado ese momento, ¿porque no?, ¿y sabéis que?,  no me importaría nada que la madre de mis pequeños fuese esa preciosidad que tengo ya tan cerca.

No sé que pasara, pero creedme si os digo que voy a intentarlo con todas mis fuerzas. Merece la pena luchar por lo verdaderamente importante y el milagro de la vida, sin lugar a dudas, lo es.
Pero eso, amigos, es algo que debo de hacer solo y en la mayor tranquilidad posible, así que hasta aquí hemos llegado. Si todo va bien, nos veremos la próxima primavera. Si los coches, los lazos, las monterías, los curiosos, y los conejos así lo permiten. Hasta pronto amigos. ¡Ah! Y  “FELÍZ AÑO NUEVO”.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...