jueves, 31 de mayo de 2012

Mayo en la Sierra de Andújar

Un año bastante atípico este 2012, sobre todo en lo que se refiere a climatología, que hace que todo tenga un matiz diferente. Una primavera tardía, con poco colorido, principalmente por la falta de lluvias y altas temperaturas. Un sube y baja continuo en las temperaturas, que en parte es casi normal en esta época del año, pero que en la Sierra de Andújar casi no lo reconocemos. Nos dicen los entendidos en el tiempo que esas fluctuaciones son muy comunes en la primavera, quizás aqui estemos pocos acostumbrados a ellas. Pero lo que no es nada normal es el año seco que llevamos y las altas temperaturas de estas ultimas semanas.


Pero la vida sigue, y la naturaleza intenta seguir su ritmo como si no fuera con ella. En esta entrada he hecho una recopilación de escenas de este mes de Mayo. Un mes que empezó tímidamente florido, con mucho predominio de amarillo, algunos rojos como el de la amapola, el azul/morado de los lirios y el blanco o el rosa de la flor de las jaras que desgraciadamente han durado poco, consecuencia en parte de la borrasca que nos acompaño a mediados de mes.





























En la dehesa y cuando empieza a pegar el sol, los toros se ayudan con sus patas delanteras a levantar la arena del suelo e impregnarse el cuerpo de ella como un buen insecticida.






Y mientras tanto, en el bosque, el Pico Pica pinos escurridizo donde los haya, busca insectos en los troncos de los arboles. El Piquituerto macho orienta a sus pollos ya bastante espabilados a defenderse y alimentarse en este mundo, el suyo, lleno de peligros.






Y por el suelo, entre hierba fresca de la mañana y piedra base para tomar el sol, aparecen las lagartijas colilargas, deseosas de aparearse y mantener su estirpe a salvo de la extinción. El macho luce un magnífico color rojo en su cabeza, que avisa de que esta listo para el apareamiento





Mientras tanto en la ribera, zona fresca donde las haya, al gran macho del bosque mediterráneo, el ciervo rojo, se le empieza a marchar esa mezcla de timidez - miedo que se le instaló a finales de febrero cuando perdió su cornamenta. Pero ya empieza a mostrar de nuevo su poderío, con su nueva arma y defensa que la tendrá lista para cuando llegue el momento de luchar por ser el rey del harem. Pero eso será otra historia que contar, ahora toca refrescarse, alimentarse y reposar entre el denso bosque y el fresco río.




Frio o calor, sequía o lluvia, de cualquier forma, la vida sigue...



4 comentarios:

  1. Preciosa entrada Carlos, me gustan especialmente la foto del pica pinos y la del ciervo en el río.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toni, el Picapinos me costó trabajo, llevo detrás de él casi un mes, pero al final medio lo conseguí. La del ciervo, regalo de la naturaleza. Besos

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con toni, como dicen en mi pueblo"el que lo busca lo consigue",referente al Picapinos

    ResponderEliminar
  3. Regalo que ese hermoso entorno te ofrece y tu nos rebotas a tus seguidores, tus entradas mejoran por días Carlos. Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...