sábado, 28 de julio de 2012

Amanece en la Sierra de Andújar

Imagina:

La noche, con esa mezcla de magia y excitación que produce, nos invita a pasear, a descubrir que ocurre mientras dormimos, a descubrir que se oculta bajo el oscuro manto de las sombras.

La luna llena ha salido a nuestro encuentro, se encuentra en lo más alto, brillante y hermosa como ninguna. Aquí en el suelo, donde nos encontramos casi no parece de noche ¡hay tanta luz! Pero no es dorada como la del sol sino color de plata. La luna se multiplica reflejada en el río y mientras admiramos la belleza del paisaje nocturno nuestro espíritu se encoge ante los posibles peligros. La noche, la madrugada produce ese efecto, el de provocarnos una especie de miedo a la par que seducción que juega irremediablemente con el ritmo de los latidos de nuestro corazón.

Pero no hay peligro, solo el sonido del Búho real, del Búho chico, de la lechuza que acechan a Ratoncillos de campo y a Lirones caretos. El chapotear de los peces saltarines que suben hasta la superficie en busca de algún insecto y tal vez el rebuscar incesante de algún Jabalí solitario.

El ambiente está seco pero la noche nos regala su frescura y la gineta aprovecha para salir a cazar pequeños mamíferos con los que alimentar a su prole.

El Lince Ibérico huyendo de las calores se ha pasado el día sesteando en alguna sombra, dejando para estas horas la ardua tarea de cazar, prefiere un pequeño conejo tierno y jugoso, pero tampoco le hará feos a algún pato despistado.


Poco a poco y casi sin darnos cuenta la luz cambia tenuemente de color y el sonido envolvente de la noche cambia con los enloquecedores piares de miles de pequeños habitantes alados que nos dan los buenos días. Un día que aún no ha llegado pero que empieza a asomarse tras las dulces lomas de las montañas.

Los Ciervos y Gamos aprovechan su hora favorita para acercarse a las planicies y comer la hierba fresca bañada por el rocío. Las mariposas comienzan a volar, grandes y pequeñas, de mil formas y colores, llenando el paisaje y transformándolo en luz y alegría.

El sol se despierta, renace en el horizonte y nos da los buenos días en plena naturaleza. El campo rebosa olores y colores, es fácil sentir la alegría y la esperanza en ese espíritu que solo unas horas antes permanecía atento y expectante. Todos los poros de nuestra piel responden a la multitud de estímulos que el paisaje nos provoca.




Estamos cansados pero ha merecido la pena. Estamos hambrientos, casi sin darnos cuenta ha llegado la hora de desayunar, pero esta vez lo vamos a hacer de verdad, como mandan los cánones, con un buen canto serrano, con aceite de nuestras olivas y tomates de nuestras huertas. ¿se puede pedir algo más?..........


Te apuntas?

domingo, 22 de julio de 2012

Libélulas


Os muestro algunas de las libélulas que he podido captar con mi cámara en esta temporada. Como soy un poco cafre en lo de la identificación de estos animalitos, casi prefiero no poner nombres y de camino me ayudéis a identificarlos.
1

2

3


4


5

6

7

8

9

sábado, 14 de julio de 2012

Los nuevos habitantes del bosque

En estos últimos días he tenido la inmensa suerte de poder ver y en algunos casos fotografiar algunos de los nuevos integrantes del bosque, de esta sierra; la Sierra de Andújar.
Digo nuevos, porque son crías de este año que se apuntan a la difícil tarea de la supervivencia.

Piquituerto  hembra ( Loxia curvirostra)
Cría de Piquituerto  hembra Loxia curvirostra)


Verderón  (Carduelis chloris)


Cría de Arrendajo  (Garrulus glandarius)

Cría de Oropéndola ( Oriolus oriolus)



Cría de Rabilargo ( Cyanopica cyanus)


Cría de Picogordo ( Coccothraustes coccothraustes)

Cría de Picogordo Coccothraustes coccothraustes)
Para finalizar he querido mostrar estos dos pollos de búho real que tuve la suerte de tener en mis manos. Dos pollos que me hicieron llegar y que se encontraban en una condiciones un tanto malas. Estaban deshidratados y uno de ellos con el ojo bastante mal. Me puse en contacto con el CREA y ahora mismo estan recuperándose para volver muy pronto a su entorno natural.

Cría de Búho Real ( Bubo bubo)

Cría de Búho Real ( Bubo bubo)

Cría de Búho Real ( Bubo bubo)

domingo, 8 de julio de 2012

Atardecer en la Sierra de Andújar




Imagina...

En la Sierra de Andújar, las horas transcurren lentamente. A pesar del barullo y la actividad cotidiana, el reloj no tiene lugar aquí, entre las sombras de los grandes pinos y el olor acaramelado de la resina veraniega. Perezosamente las chicharras van acallando su canto, y los ruidosos pajarillos van poco a poco ocupando sus nidos dejando la tarea pendiente para el próximo día.

Minuto a minuto la brillante luz del sol va tornándose opaca y amarillenta presagio inequívoco de lo que se esta avecinando. El astro rey ya no quema, su poder se desvanece y la temperatura se va haciendo tenue y refrescante.

A cada minuto lo amarillo se vuelve naranja, lo ruidoso silencioso, lo cálido fresco y la paz se apodera de las horas. Allá en el horizonte el sol está cansado, sus rayos pesados y cargantes le llevan inevitablemente hacia su refugio detrás de las montañas. Nos dice adiós, se despide de nosotros con la más suave de sus caricias y  al mismo tiempo aunque aun no es de noche, la luna se va perfilando en el cielo y la primera estrella, la más brillante, comienza a desperezarse.








El silencio se va adueñando de la sierra, sin embargo no todos sus habitantes duermen. A las orillas de los ríos y arroyos acuden prestos, como cada crepúsculo, la mayoría de los mamíferos. El agua no solo les calma la sed, también refresca sus cuerpos y su ánimo. Ciervos, gamos, jabalíes, pequeños conejos…. Mientras, en el cielo, las grandes rapaces diurnas danzan sus últimos bailes antes de volver a sus nidos encaramados en la copa de un árbol o en el saliente de alguna montaña, y así dejar espacio a los grandes noctámbulos del cielo.


Todo cuanto nos rodea, el ambiente, el color, el olor, la frescura del aire, todo invita a relajar los sentidos y a despertar la imaginación. La noche comienza a cubrir el bosque mediterráneo, pero eso no frena al Lince ni a la Gineta que aprovechan la protección de estas horas para buscar su alimento. Todo brilla, la luz de la luna inunda todo con su manto.




Las horas pasan y el sueño apremia, es hora de volver a casa, volver y dejarse envolver por la experiencia vivida. Y cuando el cansancio nos inunde, tal vez podamos soñar con el bosque, con nuestras sierras. Mañana el sol volverá a brillar, los pajarillos volverán a piar y a volar sin descanso, las chicharras cantaran como locas quejándose del calor, los ciervos y gamos se retiraran a los parajes cerrados a dormitar entre las sombras de los arboles y los grandes buitres negros planearan en busca de carroña…..Pero eso será mañana, ahora solo queda descansar….. 




BUENAS NOCHES.-


Te gusta el recorrido a través de la imaginación? Pues el próximo 21 de julio lo vamos a hacer realidad...
Más información
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...