miércoles, 21 de marzo de 2012

y en primavera...

PRIMAVERA,

PRIMAVERA QUE ESPOLEAS CON TU FERVOR AL INVIERNO,
Y QUE TRAES ENTRE TUS BRAZOS EL SUAVE OLOR DEL ROMERO.
PRIMAVERA QUE PERSISTES EN DERRETIRNOS LOS HIELOS,
Y EMBRIAGARNOS CON LOS TRINOS DE LOS PÁJAROS CERTEROS.
PRIMAVERA QUE TE LLEVAS  EL FUEGO DE LOS MONTEROS,
Y A CAMBIO REGALAS VIDA, Y LLENAS DE COLOR LOS SUELOS.
PRIMAVERA PRODIGIOSA QUE ALEGRAS CADA MOMENTO,
CON TU AROMA, TUS COLORES, CON LA INMENSIDAD DEL CIELO.
PRIMAVERA QUE VISITAS ESTA MI SIERRA DE ENSUEÑO,
NO TE PRIVES DE OFRECERNOS, JARAS, TOMILLOS, CANTUESOS.
TEN A BIEN ACARICIARNOS CON EL CALOR DE TU ALIENTO,
Y REGALANOS LA ALEGRÍA DE VOLVER A VERTE DE NUEVO.
                                                               Magdalena Rodríguez.
                                                               Andújar, 2.012



Así es queridos amigos, llega la primavera. Una primavera atípica fruto de la angosta sequía que venimos padeciendo. Ya desde mediados del mes de febrero pudimos ver como una áspera y precoz primavera venía empujando ferozmente al invierno, que por otro lado se negaba a irse del todo dado que en realidad, aún no había llegado su momento.

Ahora sí, a pesar del frío y del amago de lluvia de las últimas horas, el calendario y los incipientes calores de las primeras semanas de marzo, nos avisan de que la primavera ha llegado hasta nosotros para asentarse y enseñarnos, como cada año, esa explosión de vida y color, que no por repetitiva nos parece menos impresionante con cada equinoccio.

Las lluvias parecen habernos abandonado. Desde Noviembre la sierra no ha disfrutado de la generosidad y la frescura del agua, provocando que muchas especies despierten un poco antes, y por eso ya desde mediados de febrero pudimos ver las primeras mariposas sobrevolar los cielos del Parque Natural Sierra de Andújar, de todos los tamaños y colores, anticipando el inminente arcoíris que ya iba llegando. Pudimos ver florecer los primeros romeros que estimulaban con su olor nuestros sentidos y muchas de las aves invernantes de las que hemos podido disfrutar este invierno, como los cormoranes, comenzaron a marcharse.

Sin embargo, otras aves comenzaron a llegar hasta nuestras tierras para disfrutar de las buenas temperaturas. Aviones, Milanos negros y Cárabos, llegan al Parque Natural para unirse a los Búhos chicos y las lechuzas que ya se han emparejado, han hecho sus nidos y esperan ansiosos la llegada de sus pequeños. Más abajo, mucho más abajo, los pequeños ratones de campo preparaban ya sus madrigueras esperando también la llegada de sus crías.

A finales del pasado mes la tierra perdió su protagonismo y fue el cielo el que se llenó de vida. Las aves fueron, y seguirán siéndolo en este mes de marzo, protagonistas indiscutibles del bosque mediterráneo. Los pájaros  invernantes que aún no habían emprendido su viaje se fueron mezclando con los nidificantes que ya despertaban de su letargo invernar encelados en nuevos amores, y a todos ellos se juntaron otros muchos que aunque iban de paso, aprovecharon estas tierras para descansar.
Entre la última semana de febrero y la primera de marzo, el Parque Natural Sierra de Andújar fue dejando atrás el invierno, y la consecuente tranquilidad de las frías mañanas se convirtió de pronto en un hervidero de cantares y trinos donde ya no cabía el silencio. Los Mirlos, Carboneros, Verdecillos, Lavanderas, Petirrojos, Trepadores azules, Picogordos, Jilgueros, Mitos, Piquituertos, Rabilargos, Herrerillos….etc, todos se han ido agregando a nuestros días, cada vez mas largos y cálidos, hasta ofrecernos un maravilloso espectáculo para nuestros  sentidos.

Y junto a ellos los primeros insectos revolotean buscando el preciado néctar de las primeras flores. Dentro de las colmenas la actividad comienza a ser frenética ya que las reinas han comenzado a poner sus huevos, cientos de ellos. Las Mariposas están poniendo sus huevos en las hojas y ya podemos ver volar los primeros Caballitos del Diablo y las primeras Libélulas .

De nuestras grandes rapaces, el Águila real ya está poniendo los primeros huevos, mientras el Águila imperial y el Buitre leonado, planean en nuestros cielos con sus bailes nupciales ofreciéndonos oportunidades únicas de disfrutar de estas grandes aves.


La sierra, definitivamente se ha llenado de color, al Romero se les ha unido el Cantueso, la Jara, el Tomillo, el Brezo…, y los árboles de hoja caduca como los Piruétanos, los Alisos y los Fresnos apuntan ya los primeros brotes.

Este año nos hemos quedado con las ganas de ver, como en otros, correr arroyos y ríos, y lógicamente esto está influyendo en la reproducción de muchos de nuestros peces y anfibios; sin embargo, ya podemos ver a las Salamandras, Tritones y Sapos comunes chapoteando en las aguas del Parque Natural.


Y por aquello de que “la primavera, la sangre altera”, también pronto andaran  en celo la Lagartija ibérica, la roquera y la coliroja.

Las lincesas  están ya pariendo a sus crías. Crías que sin saberlo llevan sobre sí la pesada losa de ser iconos para la supervivencia de esta maravillosa especie, y quien sabe, con un poco de suerte tal vez dentro de poco tengamos buenas noticias en cuanto al número y estado de los pequeños.

Los ciervos, cansados del invierno están tirando sus cornamentas y se esconden en los parajes más recónditos del Parque Natural, ya que desprovistos de sus defensas se encuentran indefensos y temerosos.


Y una recomendación, el calor trae consecuentemente el despertar de todos los reptiles incluida nuestra temida Víbora hocicuda. Así que tomad precauciones y procurad llevar siempre un calzado adecuado. Y aunque la primavera es época de alegría, también lo es de alergias, provocadas en muchos casos por el roce de alguna planta o la picadura de un insecto, por lo que os recomiendo que en esta época nunca olvidéis una buena crema antiséptica basada en corticoides para que nada os impida disfrutar de nuestro parque natural.
No olvidéis la cámara de fotos, cada rincón puede sorprenderos con una pequeña sorpresa a la que inmortalizar.

Y mientras la primavera va poco a poco estableciéndose plenamente, mientras empiezan ya a llegarnos olores de cera e inciensos y ya nos parece oír el tañer de las campanas; seguiremos mirando al cielo, seguiremos deseando que la lluvia llegue hasta nuestros campos para ver resurgir, si cabe con más ganas, el verde de nuestra sierra, y seguiremos disfrutando de este maravilloso entorno natural donde hasta el más mínimo detalle nos proporciona experiencias únicas y personales.

No lo dudéis, Parque Natural Sierra de Andújar, siempre hay un motivo, una ocasión, una excusa. Vividlo, disfrutadlo y por supuesto, respetadlo.



Hasta muy pronto amigos.

y si no quieres perderte un solo detalle, dejate guiar...

3 comentarios:

  1. Chulisima tu entrada... ala a disfrutar del Parque mmmmmmmmmmm ya me gustaría a mi jejejejeje. Un beso Carlos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, ya está aquí la primavera... ahora a salir a la sierra y a disfrutar de ella.
    Me ha encantado tu entrada y el poema de Magdalena también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lola ya sabes que lo intento disfrutar todo lo que puedo y más, gracias
    Toni, gracias por seguirme, por cierto, que si que estamos en primavera y como decia hay que disfrutarla al maximo y ahora más que con las cuatro gotas que han caído parece que ha recuperado mucha más vida.

    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...